• David Otero(Stradivarius)

#MiMejorMaestro

Actualizado: 17 ene 2021

DOÑA JOSEFINA


Josefina no era maestra, D. José, su padre, era maestro nacional. Así se les llamaba en las décadas de 1940/50.

Don José había sido inhabilitado una vez finalizó la Guerra Civil. La razón fue una denuncia anónima en la que se le acusaba de haber votado al Partido Galleguista de Suárez Picallo en las elecciones generales del 19 de noviembre y 3 de diciembre de 1933.

Para poder subsistir, Don José daba clases particulares a alumnos de las aldeas limítrofes de Foz (Lugo), Josefina, su hija, era en realidad quien se ocupaba en ese menester. No disponía de titulación, pero sí de los conocimientos necesarios para enseñar a leer, escribir y las reglas básicas de matemáticas a aquellos muchachos y muchachas en su mayoría ya adolescentes.

Quiso la casualidad que pasados más de sesenta años de aquello, en un funeral, un grupo de hombres y mujeres mayores se me acercase para preguntarme por Doña Josefina, que era como ellos la llamaban.

Al decirles yo que hacía dos años que había fallecido, todos me dieron su sentido pésame y comenzaron a contarme pequeñas anécdotas de aquellos años vividos en el aula donde, la jovencísima Señorita Josefina, una muchacha preciosa y muy inteligente, los había educado.

Lo cierto es que fue, para mí, todo un orgullo saber que mi buena madre había dejado una huella tan importante en la vida de aquellas personas.

No he conocido en todos mis años a nadie que hubiese leído tantos libros como Doña Josefina, cosa que hizo hasta días antes de morir a los 84 años.

Ella fue mi primer y mejor maestro; me enseñó a leer y a escribir, a valorar el esfuerzo, la constancia, la solidaridad y la empatía. Me enseñó a amar los libros hasta el punto de querer yo escribir los míos. Con ella aprendí, en definitiva, todas las cosas importantes para transitar mi vida.

Nunca se vanaglorió de su trabajo, nunca supimos de las necesidades que aquellas clases interminables, vespertinas y nocturnas la mayor parte de ellas, pudieron cubrir. Los alumnos que no podían pagar con dinero lo hacían en especie, huevos; gallinas; algo de cerdo…

La labor anónima de las muchas Josefinas y Josés que hubo en España ayudaron a sacar de la ignorancia a miles de jóvenes que, sin ellos, no habrían tenido ninguna oportunidad de saber.

Doa Valladolid 16/01/2021


31 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

CARTA AL PAPA FRANCISCO Santidad: No he querido dejar pasar estas entrañables fiestas navideñas sin enviarle mi felicitación. Le deseo que disfrute rodeado de la Curia Romana y de las personas más afi

MI FANTASMA Y YO El dolor hizo que me encogiese sobre mí mismo. Pasaron varios minutos y el dolor era cada vez más agudo, más penetrante. Cuando fui consciente de lo que ocurría era demasiado tarde. M

Personajes: Febo: Samoyedo blanco Olaf: Cruce de sabueso de montaña y sabueso eslovaco, negro Pandemius: Cruce de perdiguero y dogo argentino, marrón Figurantes: Cuatro perros callejeros Un lacero de